EN LA LUCHA SOMOS MUCHAS (II)

En la lucha somos muchas

En Septiembre de 2015

Nosotras, mujeres y colectivos diversos, del ámbito jurídico, educativo, sanitario, internacionalista, legislativo, de la atención directa; grupos feministas y de mujeres y grupos mixtos que trabajamos día a día de maneras diversas por la erradicación de las violencias machistas; desde nuestras experiencias vividas como profesionales y activistas, DECLARAMOS que

ANTE

La invisibilización de las violencias machistas como un problema político y social de primer orden,

La ausencia del señalamiento del sistema patriarcal y la cultura machista, como causas estructurales de la violencia y la desigualdad generalizada,

La reproducción continua e impune de prejuicios y estereotipos (denuncias falsas, Síndrome de Alienación Parental, custodia compartida no consensuada…) en espacios políticos, sociales y culturales y medios de comunicación,

La estigmatización de las mujeres que enfrentan las violencias (culpabilización, estereotipos…),

La falta de análisis global de la violencia, limitándose a la violencia de pareja y expareja, dejando de lado otras violencias (sexual, laboral, institucional, trata, mutilación genital femenina…), sin considerar las realidades específicas y la discriminación interseccional (por diversidad funcional, origen, clase, orientación sexual, edad…),

La impunidad, la inexistencia de leyes adecuadas, ni la aplicación real de las actuales, por la falta de implicación y respuesta adecuada de los poderes públicos. Así como el insuficiente desarrollo normativo y presupuestario, evaluación y seguimiento de las leyes,

Los recursos de atención y jurídicos, descoordinados, sin personal especializado ni formación continuada. Y los recursos burocratizados, cuyo foco no son las mujeres sujetas de derecho sino los protocolos, en marcos de intervención sin enfoque feminista, que revictimizan a las mujeres, generando incluso violencia institucional,

Un sistema de justicia que reproduce los prejuicios sobre las mujeres y revictimiza en vez de garantizar sus derechos de manera contundente,

Los servicios de atención feminizados, con una situación precaria, masificados y cada vez más externalizados,

La falta de prevención de las violencias vinculada el gran déficit de igualdad existente en la educación a todos los niveles y en los medios de comunicación. Y ante la actuación mediante estrategias a corto plazo y poco integrales, sin metodologías adaptadas a la diversidad de los grupos, que no visibilizan la complejidad del ciclo de las violencias

EXIGIMOS:

Compromiso político de las instituciones públicas y de todos los agentes sociales para responder a las violencias machistas como un problema político y social de primer orden,

Revisar la definición de la violencia desde un enfoque feminista y de derechos humanos, incluyendo todos los tipos y formas de violencia, así como la diversidad de colectivos que la enfrentan,

El fin de la impunidad poniendo el foco en los agresores que vulneran los derechos de las mujeres y ejercen violencia y no sólo en las mujeres,

La revisión, aplicación y desarrollo normativo de la Ley Orgánica de Medidas de Protección integral contra la violencia de género, así como aquellas territoriales e internacionales (como la CEDAW y el Convenio de Estambul), en todos sus ámbitos (no sólo jurídico y de atención), junto con la dotación de los necesarios organismos de igualdad, recursos específicos y presupuestos adecuados,

La aplicación de leyes educativas que tengan como base imprescindible la igualdad, principio básico de prevención, con la dotación presupuestaria suficiente para desarrollarlas,

Garantizar el derecho a la reparación en sus cuatro elementos: la indemnización, las garantías de no repetición, la completa recuperación, la satisfacción y difusión de la verdad,

Especialización y formación con enfoque feminista de todas las y los profesionales implicados.

Así como el acompañamiento y exigencia de cumplimiento de sus responsabilidades, el reconocimiento de su labor y la importancia de su cuidado,

Recursos y servicios públicos y de calidad que ofrezcan una atención integral y empoderadora a todas las mujeres, reconociéndolas como sujetas de derechos, protagonistas del cambio frente al rol de usuaria de servicios,

Rendición de cuentas y transparencia sobre la aplicación de las políticas y leyes, el desarrollo y uso de todos los servicios implicados, a través de evaluaciones de impacto, con enfoque feminista y participativas en las que se implique, al menos, a las organizaciones feministas y a las afectadas,

Que los medios de comunicación dejen de ser transmisores de estereotipos machistas mostrando toda la problemática de la violencia y sus causas, y que asuman la oportunidad de convertirse en generadores de modelos igualitarios y contra las violencias,

Que la prevención sea una prioridad política, que dé respuesta a la complejidad de las violencias machistas, abordando todas sus formas y las causas que la provocan, a fin de cambiar urgentemente la realidad actual en todos sus ámbitos y exigiendo a los poderes públicos la erradicación de todas las formas de violencia.