RUEDA DE HOMBRES

El pasado día 20 de octubre, se desarrolló el acto de “Rueda de hombres por la igualdad”, con la asistencia de personal municipal, de asociaciones y ciudadanía.

El director del colegio Itsasoko Ama, José Antonio Expósito, dio lectura al manifiesto elaborado para este año por AHIGE, destacando la labor educativa de los colegios y las familias en la prevención de esta lacra social.

A continuación, un alumno de 2º de Integración Social del colegio San José de Calasanz leyó un texto preparado por el propio alumnado que reproducimos a continuación por su interés y emotividad.

Alicia, Ada, Jenny, María, Almudena, Nagore, Mari Luz, Amelia, Melissa, Annie, Leire, Alexxe, Andina, Amagoia, Maureen, María Angeles, Montserrat, Blanca, Mélodie, Noelia, Ana…

 ¡¡¿CUANTAS MÁS?!!

¡¡¿CUANTOS NOMBRES TENEMOS QUE SEGUIR CONTANDO?!!

¡¡¿CUANTOS ASESINATOS MÁS?!!

 Chicos, chicas:

 Hoy, desde el colegio San José de Calasanz de Santurtzi, queremos dejar claro nuestro rechazo absoluto al machismo y a la violencia contra las mujeres.

 Las niñas y las mujeres, por el simple hecho de serlo, sufren una violencia constante por parte de los hombres. La prostitución y la trata de mujeres, que cosifican y utilizan su cuerpo como mercancía; y los asesinatos de mujeres, y de sus hijos e hijas, como punta del iceberg de la violencia machista, no es lo único que ocurre.

 La violencia machista, el sexismo y las agresiones, no se manifiestan de manera aislada. Es la sociedad en la que vivimos la que fomenta y permite el uso de la violencia. Esta sociedad, patriarcal, está rodeada de micromachismos, de violencias cotidianas que parecen invisibles, pero que se prolongan cada día en casa, en clase, en la cuadrilla, en los medios de comunicación, en nuestras relaciones.

 En el concepto de amor romántico que tenemos, los celos y el control son sinónimo de amor y preocupación. Estas falsas ideas generan violencia y no construyen relaciones sanas, basadas en el respeto y el cuidado.

 Por eso, hoy queremos decir bien claro que es necesario erradicar y luchar contra la violencia hacia las mujeres. Desde el gesto más pequeño como una “simple” broma, hasta cualquier tipo de violencia física, psicológica, sexual, social o económica. Es necesario terminar con los piropos, el acoso, el maltrato, las agresiones sexuales, las violaciones, los asesinatos.

 Vemos imprescindible una transformación social donde nos impliquemos y responsabilicemos todas las personas. Apoyemos la lucha feminista y los procesos de empoderamiento de nuestras compañeras. Y por supuesto, trabajemos nosotros, los hombres. No podemos seguir callados como si esto no fuese con nosotros. El silencio nos hace cómplices. Tenemos mucho por hacer y es hora de pasar del discurso a la práctica.

 Día a día nuestra respuesta debe ser firme.

 Alcemos la voz y digamos bien claro: RECHAZAMOS LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Replanteemos nuestros privilegios y pensamientos, actitudes y conductas machistas.

Fomentemos comportamientos basados en el respeto, la igualdad y la libertad.

Y hagamos una petición a todos los hombres y chicos jóvenes que nos rodean:

No miréis para otro lado, no apoyéis a ningún agresor, no toleréis en vuestro entorno ninguna situación de violencia, NO EJERZÁIS VOSOTROS la violencia, desigualdad o discriminación contra las mujeres. Nada la justifica.

 CAMBIEMOS

PARA CONSEGUIR UN MUNDO DONDE TODAS LAS PERSONAS PODAMOS SER LIBRES.

CONSTRUYAMOS UNA SOCIEDAD EN IGUALDAD